lunes, 10 de enero de 2011

Y la historia contará...

Iniciado un nuevo año, quedan muchas cosas para el recuerdo, muchos momentos para archivar y otros para borrar de 2010. Hemos llorado y hemos reído y, la mayoría de los españoles, hicimos ambas cosas a la vez el pasado 11 de julio.

La historia recordará que nosotros vivimos algo que, hasta ese día, era una simple leyenda, un cuento imaginario. Ahora sí podemos gritar orgullosos al resto del Mundo que somos campeones del Mundo de fútbol, como antes lo fuimos de baloncesto, de balonmano, de waterpolo, de natación sincronizada o de Fórmula 1. Este año, también recordaremos como copamos las listas de ATP, las clasificaciones de los campeonatos de motociclismo. Eso sí, los "sabios" del fútbol no han querido que podamos contar que el 10 de enero del 2011 también tenemos un segundo Balón de Oro español.

No le quito méritos a Messi, porque sin duda es el mejor jugador del Mundo. Pero, para los españoles, Iniesta consiguió con su gol en la final del mundial, un hito inimaginable. Iniesta hizo nacer ese día una nueva estrella, una de cinco puntas dorada y pequeñita que acompaña al escudo español en las camisetas de la Selección y que todos nosotros podremos contar a nuestros hijos y nietos cómo, dónde y con quién vimos su consecución. 

De Xavi sólo puedo decir cosas mejores. Es el eterno "tapado". Su trabajo es apreciable para los que realmente saben de fútbol y su labor tanto en el Barça como en la Selección ha sido fundamental. Por ello, además de por su clase y estilo de juego, tengo que reconocer que era mi elección a conseguir el Balón de Oro. No ha podido ser. 

Pero, los logros españoles no terminan aquí. Para todos, y para los culés en particular, ver a Piqué, Puyol, Villa e Iker Casillas sumarse a Iniesta y Xavi entre el once ideal del año nos demuestra que disfrutamos cada fin de semana de la mejor liga del mundo. De una Liga en la que juegan los mejores jugadores y que somos, en parte, la envidia futbolística del resto de naciones. 

Intentemos aprovecharlo y colaborando para que nuestros hijos y nietos puedan seguir contando que ellos también han visto que la leyenda existe y que la estrellita empiece a multiplicarse. Eso sí, esperemos también que alguien, algún día, decida que los premios son para quién más lo merece y que los españoles los merecemos!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario