lunes, 20 de octubre de 2014

Ferias y fiestas en Kabarnet

Llevamos desde el jueves de fiestas en Kabarnet. Durante tres días se celebró aquí la feria anual, la Kabarnet Show Ground, que recoge en un recinto inmenso casetas de todos los ministerios keniatas, atracciones para los niños, concursos de ganado, partidos de fútbol y muestras de música y cultura tradicional. Para el pueblo, y para toda la región,  son tres días importantísimos en los que ven demostraciones del gran potencial del país, sirven para aprender nuevas técnicas de cultivo, conocer la "última tecnología" para el hogar y, sobre todo, pasar un día entero (o dos o tres) de fiesta.

La entrada al recinto cuesta por día 100 kshs (1 euro) para los niños y 150 kshs para los adultos. Dentro, cada atracción, cada compra y cada comida también se paga. Por este motivo, los niños del orfanato no pudieron ir. La dueña podría haber hecho algo para conseguir entradas gratuitas, pero no lo hizo. Así que yo me llevé a los hijos de Christie y Rutto, a varios niños de la comunidad y a una de las niñas más mayores del Sunrise. Conseguir comprar la entrada fue una odisea. ¡Ni que se fueran a agotar! Entrar fue más sencillo. Ser muzungu (blanca) ayuda a que me cuelen hasta los militares... Dentro, entendí a mi madre cuando llevarnos a la feria suponía su tortura anual. Riadas de gente,  atracciones preciosas a la par que precarias y hasta vacas desbocadas arrollando a los visitantes.  Aún así, la visita me encantó.

Después de ver como los niños se subían a un tiovivo noria que se ponía en marcha cuando el operario daba un chispazo a dos cables, comer helados y chapati, encontrarme con el primer hombre muzungu en dos semanas y llevar a no sé cuántos niños enganchados durante toda la jornada, nos sentamos en el estadio para ver un partido de fútbol. A mi lado se puso el portero del equipo invitado que, unos minutos antes me había dicho que él prefería ver el partido desde el autobús para que la gente no se le acercara. Mi respuesta fue que no se preocupara, que estando con la muzungu nadie le iba a mirar. Y así fue. Aquí, si miran a alguien es a la blanca, a la diferente entre todos los otros miles de personas que abarrotaban el campo.

Después del "Show" del fin de semana, ayer Kenya celebró su "Homenaje a los héroes", a aquellas personas que durante los cuatro primeros años de la década de los cincuenta lucharon contra el Imperio Británico para conseguir la independencia. La tele me puso al día de esta guerra que se libró en las montañas y selvas del país y me llevé a tres niños al recinto del Museo Nacional de Kabarnet esperando aprender mucho más de este hecho histórico.  En vez de eso nos encontramos a representantes de muchas de las tribus del país, coros de niños y de mujeres mostrando sus repertorios musicales y a muchos, muchísimos políticos dando discursos interminables sobre diferentes temas y, casi todo, en swahili. Así que al Museo tendré que volver y, en cuanto a los héroes que lucharon contra uno de los mayores ejércitos del mundo, mi absoluta admiración y respeto por haber conseguido independizarse de la metrópoli.

1 comentario:

  1. Muzungu: ¿va todo perfecto? Todos tenemos aquí muchas ganas de que nos cuentes pelos y señales..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar